Rompiendo el hielo de la Antártida

Gerardo Zamora Bolaños / CAMPUS
gzamorab@una.cr

Muy pocos científicos costarricenses han tenido el privilegio de desarrollar sus investigaciones en la Antártida. Esto podría cambiar, así lo cree Marino Protti, sismólogo del Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica de la Universidad Nacional (Ovsicori-UNA), quien recientemente realizó su segunda visita a esa región del planeta.

“El que quiera hacer investigación en la Antártida, hoy dispone de altas posibilidades para incorporarse a una misión internacional, existe mucha cooperación”, dice. Sus apreciaciones tuvieron lugar en el marco de la Conferencia El Sistema del Tratado Antártico (STA): ejemplo de diálogo para la paz y la conservación de la vida Antártida, efectuada el 19 de setiembre anterior, en la Biblioteca Joaquín García Monge de la UNA.

Durante su exposición Protti agregó “que estamos frente a un laboratorio gigante, que gracias al Tratado Antártico, ha sido reservado para la investigación, la protección y la paz desde su creación, en 1959, lo cual impide la práctica de ensayos nucleares o actividades bélicas en general”.

Hasta hoy Costa Rica no forma parte de este instrumento internacional, sin embargo su incorporación no parece algo remoto: “sería fácil adherirse, lo que se requiere es una aprobación de Asamblea Legislativa en la que se acepten las condiciones del Tratado, y nada nos comprometería, ni siquiera económicamente. Me he estado entrevistando en Costa Rica con embajadores de países miembros consultivos del Tratado, que cuentan con programas de investigación en la Antártida, y en todos los casos ellos tendrían interés en asumir a científicos costarricenses en sus trabajos de campo”, añadió Protti.

Pese al panorama alentador, algunas amenazas se ciernen sobre el STA (Tratado de la Antártida): “existen países que no integran el Tratado y que pretenden abrir la Antártida a la exploración y explotación de recursos, así como trasladar su administración a la ONU”, concluyó Marino Protti.

Sus observaciones e investigaciones, tras dos visitas a la Antártida, están sirviendo de base para comprender aún mejor la dinámica tectónica de nuestro país, pues los deslizamientos y choques de los glaciares en la Antártida, ocurren con una frecuencia mayor que los de las placas tectónicas, hasta dos veces por día. De tal manera, los momentos de ruptura dentro de los llamados procesos de subducción en zonas como la Península de Nicoya, generadores de sismos y terremotos, suceden cada 50 ó 60 años. En la Antártida el objeto de estudio es diario, de allí las ventajas científicas.

  • CAMPUS Digital

    Octubre 2017 - Año XXVII # 291

    Oficina de Comunicación, Universidad Nacional. Apartado 86-3000, Heredia - Costa Rica. Teléfonos (506) 2237-5929 y 2277-3224, FAX: (506) 2237-5929. Correo electrónico: campus@una.ac.cr Edición digital: www.campus.una.ac.cr

  • Directora: Maribelle Quirós Jara.
    Editor: Víctor J. Barrantes C.
    Periodistas: Víctor J. Barrantes C., Gerardo Zamora Bolaños, Silvia Monturiol Fernández, Johnny Núnez Zúñiga, Laura Ortiz Cubero, Maribelle Quirós Jara,
    Asistente editorial:
    Andrea Hernández Bolaños y Ana Lucía Vargas.
    Diseño de página: José Luis Sánchez Pino josesanchez@engineer.com

  • © Prohibido reproducir, transmitir o distribuir parcial o totalmente los artículos, fotografías, diseño o cualquier otro elemento del contenido que aparece en CAMPUS Digital. Si desea hacerlo enviénos su solicitud a campus@una.cr