La experiencia de nuestro existir

Hermann Güendel (*)
hermann.guendel.angulo@una.cr

Lo cotidiano es experiencia de nuestro existir. Particularizada por el simple hecho de exigirnos ser en el momento de estar en un lugar, nuestra vivencia diaria entremezcla todas las diferencias en una rica danza de roces furtivos, miradas y gestos que nos invitan a acercarnos unos, o alejarnos a otros. Las estrictas fronteras entre los significados de nuestros identidad se borran através de la vinculación con otros y lo otro. No nos importan así las diferencias, pues en la vivencia de nuestros tiempos se fusiona todo.

Entre los callejones de lo diario, las distintas dinámicas en las que nos enfrascamos evidencian la particular identidad que da lugar a distintas corporalidades. Lo cotidiano se convierte así en un escenario donde se es alguien por medio de un estilo de estar.

Escenario de visualización de diversos significados que corresponden a definiciones obligatorias y vinculantes del buen gusto y el elegante gesto, la cotidianidad aparece entonces como región de encuentros con lo acostumbrado y lo diferente.

Es en lo diario donde se escenifican las articulaciones de significados que nos dan identidad, y en donde se reproducen, con mayor o menor éxito, las condiciones de presencia escénica a las que se asocia el ejercicio de nuestros valorares. La identidad humana resulta ser con ello una articulación compleja que se corporaliza en los múltiples momentos del estar diario de su ser. Cada quien es resultado de un enlace entre múltiples significados superestructurales que imponen conductas y corporalidades. Nos convertimos así en sujetos como resultado de significados que no son más que artificialidades. El sujeto es un ser in-esencial, un personaje de escenario, que existe como personal real por medio de la corporalización de convenciones. Através de esa articulación nos percibimos con otros, nos convocamos y llamamos nuestra atención creando un puente de intimación. Nos seducimos por nuestras actitudes escénicas. Ellas nos abren a la compañía. Nos amarramos mutuamente en un universo centralizado de modos de ser para vivenciar nuestras experiencias y complacernos con la vida.

Por exigencia de principio ese proscenio, en tanto construcción social particular, debería ser exclusivo y excluyente; pero en Latinoamérica, la subsistencia de nudos superestructurales desde la colonia ha conformado un continuo que desdibuja supuestas diferencias, por esta razón somos mutuamente compresibles. Siendo lo que somos, somos para otros lo que ellos son para nosotros. El modo de ser en América latina es el de un estar, que nos es esencialmente compartido, la corporalidad de significados en común. Desde Tijuana hasta Puerto Montt, existir es ser lo que se es en el justo lugar donde se está.

Cual sinceros sicofantes nos encontramos con otros más allá de la impostural individualidad para constituirnos con ellos en el oportuno nosotros de la buena compañía. Esta es la magna dimensión de la experiencia de nuestro existir, abrirnos a otros en el escenario de lo que nos es diario, superando nuestros prejuicios y repugnancias regionales y nacionales arpa gozar con ello de las más divertidas ocurrencias e improvisados gestos de amor y esperanza.

(*) Filósofo Escuela de Filosofía

  • CAMPUS Digital

    Setiembre 2017 - Año XXVII # 290

    Oficina de Comunicación, Universidad Nacional. Apartado 86-3000, Heredia - Costa Rica. Teléfonos (506) 2237-5929 y 2277-3224, FAX: (506) 2237-5929. Correo electrónico: campus@una.ac.cr Edición digital: www.campus.una.ac.cr

  • Directora: Maribelle Quirós Jara.
    Editor: Víctor J. Barrantes C.
    Periodistas: Víctor J. Barrantes C., Gerardo Zamora Bolaños, Silvia Monturiol Fernández, Johnny Núnez Zúñiga, Laura Ortiz Cubero, Maribelle Quirós Jara,
    Asistente editorial:
    Andrea Hernández Bolaños y Ana Lucía Vargas.
    Diseño de página: José Luis Sánchez Pino josesanchez@engineer.com

  • © Prohibido reproducir, transmitir o distribuir parcial o totalmente los artículos, fotografías, diseño o cualquier otro elemento del contenido que aparece en CAMPUS Digital. Si desea hacerlo enviénos su solicitud a campus@una.cr