Menu

Actualidad Del Campus Culturales Criterios Secciones Especiales
Portada Siguiente Anterior

Documentos PDF

Percepción de la población costarricense sobre la situación socioeconómica del país (pobreza y vulnerabilidad social)

Proyecto Creación de una zona de vida al aire libre en el Pacífico Norte

Galería de Fotos

La magia del archipiélago Murciélago
Buscar en CAMPUS DIGITAL



UNA debe ser torre de vigía

Federico Mayor Zaragoza es el nuevo Doctor Honoris Causa de la Universidad Nacional.


Maribelle Quirós J. /CAMPUS



Federico Mayor Zaragoza, Doctor Honoris Causa de la UNA.
Observar las tendencias nacionales y mundiales, cómo estas evolucionan y cómo pueden beneficiar o afectar a la sociedad, así como levantar la voz cada vez que sea necesario para denunciar todo lo que sea lesivo para el ser humano; tal es la función de la universidad en la actualidad para Federico Mayor Zaragoza, distinguido con el Doctorado Honoris Causa de la Universidad Nacional el pasado 16 de setiembre.

"Debe asumir la función de una torre de vigía, estar vigilante y alerta para actuar cada vez que sea necesario. ¿Cuándo? Cuando se de cuenta de que las medidas por tomar no pueden ser pospuestas bajo ningún sentido", agregó Mayor Zaragoza, exdirector general de la UNESCO y creador y presidente de la Fundación Una Cultura de Paz, durante la sesión solemne del Consejo Universitario de la UNA celebrada en el Teatro Nacional.

El título de Doctor Honoris Causa es otorgado, en casos excepcionales, por el Consejo Universitario de la Universidad Nacional a personas que por sus méritos intelectuales y académicos, y sus aportes al desarrollo humano integral, se hagan merecedoras de tan alta distinción, explicó Sonia Marta Mora, rectora de la UNA.

Agregó que en el caso de Mayor Zaragoza, el Consejo Universitario aprobó por unanimidad concederle esta distinción académica por "sus excepcionales aportes para el desarrollo de una cultura fundada en los principios de solidaridad, comprensión mutua y diálogo, y su compromiso con la educación superior pública".

En ocasiones anteriores, la UNA ha distinguido con el Doctorado Honoris Causa a Uladislao Gámez Solano, José Figueres Ferrer, Rodrigo Carazo Odio, Paúl Crutzen, Franklin Chang Díaz, Oscar Arias Sánchez, Rigoberta Menchú Tum, Kurt Palhen y Franz Hinkellammert.

Científico humanista

Federico Mayor Zaragoza nació en Barcelona, España, en 1934. Estudió Farmacia en la Universidad Complutense de Madrid y amplió su formación científica y humanista en Francia, Reino Unido y Estados Unidos.

En 1963 asumió el cargo de director del Departamento de Bioquímica de la Universidad de Granada, de la que fue nombrado Rector Magnífico en 1966. Ese mismo año, en Oxford, Inglaterra, llevó a cabo investigaciones sobre el metabolismo de los aminoácidos y la patología molecular perinatal, que le valieron el cargo de Director del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad Autónoma de Madrid.

En 1978 pasó a ocupar el cargo de director general adjunto de la UNESCO y en 1987 fue elegido director general de dicha organización, siendo reelegido en 1993 para un segundo mandato. En 1999, a su regreso a España, crea la Fundación para Una Cultura de Paz, de la que es Presidente.

A lo largo de los doce años que estuvo al frente de la UNESCO (1987-1999), Mayor Zaragoza dio un nuevo impulso a la misión de la organización, al convertirla en una institución al servicio de la paz, la tolerancia, los derechos humanos y la convivencia pacífica.

Siguiendo sus orientaciones, la UNESCO creó el Programa Cultura de Paz, cuyo trabajo se organizó en cuatro vertientes principales: la educación para la paz, los derechos humanos y la democracia, la lucha contra la exclusión y la pobreza, la defensa del pluralismo y el diálogo intercultural, así como la prevención de conflictos y la consolidación de la paz.

De gran impacto fue la acción que Mayor Zaragoza promovió desde la UNESCO para fortalecer la Educación Superior en todo el mundo, y fundamentalmente el papel de las universidades en el desarrollo de una ciencia comprometida con el bienestar general y con la creación de nuevas oportunidades para la población.

Por una cultura de paz

El 13 de septiembre de 1999, la Asamblea General de la ONU aprobó la Declaración y Plan de Acción sobre una Cultura de Paz que constituye, desde el punto de vista conceptual y práctico, una de las máximas aspiraciones de Mayor Zaragoza.

Desde ese año hasta la fecha, destaca por sus valiosos aportes al debate internacional en torno a temas fundamentales del desarrollo humano, tales como el diálogo intercultural, el progreso científico, el enriquecimiento y profundización de la democracia, el papel de los medios de comunicación y su relación con la cultura, la ciencia y la tecnología, entre otros que han ocupado su interés como científico y humanista.

Con la Fundación Una Cultura de Paz, constituida en Madrid en marzo de 2000 bajo el auspicio de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid, Mayor Zaragoza continúa impulsando en todos los ámbitos del quehacer humano el tránsito de una cultura de violencia e imposición a una cultura de paz y tolerancia.

Además de sus numerosas publicaciones científicas, Mayor Zaragoza ha publicado cuatro poemarios, "A contraviento" (1985), "Aguafuertes" (1991), "El fuego y la esperanza" (1996) y "Terral" (1997) y varios libros de ensayos: "Un mundo" (1999), "Los nudos gordianos" (1999) "Mañana siempre es tarde" (1987), "La nueva página" (1994), "Memoria del futuro" (1994), "Science and Power" (1995) y "UNESCO: un ideal en acción" (1996).

10 líneas de acción

La obra y la acción del Federico Mayor Zaragoza se sustentan en las siguientes tesis:

  1. Si no participamos, no somos ciudadanos, nos cuentan pero no contamos.

  2. La educación es el fundamento de la acción ciudadana

  3. Estamos en la sociedad de la información. Información y conocimiento no son términos equivalentes

  4. Debemos aprender a conocer, a ser, a hacer y a vivir juntos

  5. Ya hemos tenido suficiente violencia

  6. En el marco del espacio supranacional no se cuenta con un marco de referencia de índole ético y democrático.

  7. La democracia debe tener una dimensión internacional y ésta tiene un nombre: Naciones Unidas.

  8. La violencia es contraria a la democracia. Si queremos la paz debemos preparar la paz.

  9. Hace falta una red mundial de pensamiento de las organizaciones no gubernamentales.

  10. La tolerancia no es indulgencia, la tolerancia es ponernos en la piel de los otros.


Oficina de Comunicación

Galería Fotografías

Visión Crítica

Última Edición

Archivos

Ediciones Anteriores

Buscar Noticias

Escríbanos

UNA

Hoy en el Campus

Portada | Actualidad | Del Campus | Culturales | Criterios | Secciones Especiales
Oficina de Comunicación | Visión Crítica | Galería Fotografías | Correo Electrónico
Hoy en el Campus | UNA | Ediciones Anteriores | Buscar



CAMPUS Setiembre 2004 - Año XVI N° 150
Oficina de Comunicación, Universidad Nacional. Apartado 86-3000, Heredia - Costa Rica.
Teléfonos (506) 237-5929 y 277-3224, FAX: (506) 237-5929. Correo electrónico: campus@una.ac.cr
Edición digital: www.una.ac.cr/campus
Directora: Maribelle Quirós Jara. Editor: Victor J. Barrantes Periodistas: Gloria Muñoz Gracía, Laura Ortiz, Maribelle Quirós Jara, Victor J. Barrantes, Silvia Monturiol Fernández, Xinia Molina Ruiz , y Asistente editorial: Ana Lucía Vargas.
Diseño de página: José Luis Sánchez Pino josesanchez@engineer.com


© Prohibido reproducir, transmitir o distribuir parcial o totalmente los artículos, fotografías, diseño o cualquier otro elemento del contenido que aparece en CAMPUS Digital. Si desea hacerlo enviénos su solicitud a campus@una.ac.cr